Agile Government

¿Trabajás en el Gobierno? ¿Estás cansado de que tu agenda te apabulle? ¿Buscás una y otra vez la mejor forma de aprovechar tus recursos para lograr un mayor impacto? ¿Necesitás ir más rápido y no sabés cómo? Si tu respuesta es “sí”, llegó la hora de probar el agile government.

website templates

Filosofía Una nueva mirada

“Agile is the art of DOING when you don’t know everything you need to do”

La creencia popular acusa al Estado constantemente por su torpeza: “Estado chico”, “Estado grande”, nunca está “bien encaminado”. Los debates intelectuales acerca de cómo deberían actuar los gobiernos se repiten década tras década. Mientras tanto los gobiernos “de carne y hueso” se enfrentan a retos que no solo no se repiten sino que se multiplican y se complejizan. El gobierno -políticos, técnicos y los que trabajamos con ellos-, debe romper este debate estéril y poner la energía en buscar y desarrollar nuevas miradas y nuevas herramientas.

El Agile Gov tiene algunos ingredientes:

• Políticas públicas validadas en territorio (sobre políticas creadas en oficinas).
• Políticas públicas centradas en la ciudadanía (sobre intereses políticos).
• Colaboración con otros agentes (sobre negociación).
• Respuesta ante el cambio y versiones “beta” (sobre planes estrictos y documentación exhaustiva).
• Error como parte de un Gobierno que aprende (Sobre verdad absoluta y recetas mágicas).
Mobirise

Nuevas Herramientas

Formación, coaching, facilitación de espacios para trabajar motivación, gestión, innovación y comunicación para tu equipo.

Cultura

Mindset ágil 
Framework ágil

Gestión

Management 3.0
Kanban

Innovación

Business Model Generation
Lean Start-up, Inception, Sprint
Lean Change Management

Y si buscás un poco de motivación y agitar las aguas, imparto las siguientes charlas:

Agile Gov: gestión ágil para el día a día.

Hackeando culturas organizacionales : innovando en cultura.

El arte de presentar políticas públicas: comunicación 360º.

Evaluación como sistema (y no como mandato).

Lado B

Cómo llegué al Agile Gov

1989. Tuve mi primer contacto con el Gobierno. Con la abultada edad de 9 años, pisé la Casa Rosada para entrevistar al entonces presidente en el marco de un taller de periodismo infantil. No pude elegir qué pregunta hacerle; solo fui una representante que iba con el guión armado. Supe que eso “no podía quedar así”.

1996. Me obsesioné con las Catilinarias de Cicerón. La profesora de Latín era francamente impresionante. Nos acercó con desparpajo esos discursos políticos que seguían tan pero tan vigentes que daba miedo. Sin saber el porqué, guardé esas fotocopias como un tesoro.

1998. Después de volver locos a mis viejos cambiando de profesión cada semana, opté por estudiar Ciencias Políticas. Podría haber sido Sociología, Economía, Comunicación o cualquier otra que no tuviera nada que ver con sangre, laboratorios o planos. Pero, ¿por qué Ciencias Políticas? Quién sabe. Lo que está claro es que solo pensaba en “hacer la revolución”.

2003. Fui por primera vez al Gobierno de Aragón en España. Era una rueda de prensa. No me acuerdo de qué era pero sí mi sensación: era un lugar fantástico al que tenía que volver.

2004. Empecé a trabajar como consultora, asesorando a gobiernos a través de planes estratégicos, evaluación de políticas públicas, proyectos europeos. Y era feliz. Tal vez, el caprichoso camino no era tan caprichoso. 

2005-2010. Recorrí las “2 Españas” (la urbana y la rural) y un trozo de Europa: los planes estratégicos me llevaron a pequeños pueblos, ciudades y otros países, trabajando para partidos de todo el arco político. Eso me permitió entender que más allá de las metodología de trabajo que uno use, es clave entender al otro y su idiosincrasia para llevar a buen puerto los proyectos. No se trata solo de idiomas sino de formas de ver el mundo. También descubrí que las ideas tienen que ser plasmadas de una forma sencilla si no quieren ir al cajón. Y que la lógica política y técnica son distintas, sí, pero deben ir de la mano (por el bien de todos).

2011. Después de muchos años de oficio, empecé a desconfiar de mi pluma y sobre todo del clásico esquema de consultoría. Mi sensación era que “el papel todo lo aguanta” pero la realidad… La realidad es otra cosa. Abandoné la consultora para empezar mi aventura emprendedora. Me zambullí en el mundo de las metodologías ágiles, apostando por diagnósticos participativos y orientados a la acción (dejando atrás los clásicos diagnósticos “infinitos”y “de cajón”); centrando mi energía en planes ágiles y ejecutables.

2015. Se presentó la oportunidad de trabajar en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y coordinar el área de Capital Humano de Emprendedores. Aterricé (inesperadamente) en una temporada vertiginosa de cambios. Mi día a día era un rally, la agenda estallaba y los proyectos eran tan estimulantes que me daban ganas de no dormir. Gobierno emprendedor, innovación abierta, agilidad orgánica. Así nació el Agile Gov...

2017. Agile Gov toma toda su fuerza. Di una TEDx sobre Agile Gov, compartiendo los experimentos que hicimos con el equipo de Capacitación de RR.HH. de la Cámara de Diputados. En otras palabras, tuve la oportunidad de hablar de agilidad en la mismísima y honorable Cámara de Diputados de nuestro país. Y no de la agilidad de los libros sino de la que pusimos (o intentamos poner en marcha) ahí mismo… 

Di talleres de Gobierno Ágil para Directores, Gerentes y Subgerentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. ¡Y fueron muchos! ¡Muchísimos! Y me convertí en asesora del equipo de Cultura Organizacional para trabajar en innovación de la buena: ¡innovación en cultura! 



“No hago nada extraordinario, solo me divierto con lo que hago”

Todo proyecto sale más rico cuando mezclamos miradas

Melina Jajamovich

Hola@melinajajamovich.com

BUENOS AIRES
Soler 5165
CABA, C1425BXM. Argentina

ZARAGOZA
Conde Aranda 23 2ºB
Zaragoza, 50004. España

SUSCRIBITE

Si te interesa recibir novedades

En las redes