Ser

Marzo. Mes de organizar la agenda. Y un poco también la vida, ¡¿no?! Entre mis objetivos está trabajar menos; formarme (y nutrirme) más; viajar todo lo que pueda. Así que empiezo la semana intentando que mis ganas entiendan del reloj y que puedo dejar algo para mañana; buscando cursos, congresos y demases; y viendo semanas para bloquear y salir de la city.

En esto estaba cuando vi que había un curso de Improvisación Teatral de los mismísimos Improcrash. Los que me conocen saben que soy fan confesa. Dura 3 meses y son justo los 3 meses en los que podría ir. Está cerca de casa. Maravilloso todo. Todo maravilloso.

meli jajamovich

Así que fui a hablar con mi queridísimo (ya saben los que tienen familia que la decisión final se toma entre todos). En cuanto le dije “impro” me dijo… “claro, lo necesitás para tu trabajo”. Sonreí tímidamente y dije: “por supuesto, necesito más y nuevos juegos y también mejorar mis tablas”. Y me quedé pensando. No fue que lo engañara. En lo absoluto.

Hace días que no hay un límite claro entre mi trabajo y mis hobbies. Soy la que soy, 24 horas al día y tengo la suerte de poder explayarme en todos los ámbitos. No corto a las 6, no arranco a las 9. No tengo horarios claros. Fluyo en una relativa anarquía que a mi me encaja y me hace feliz. Y es que de eso se trata: no es seguir un modelo sino crear el modelo; construir aquello que nos permite vivir en armonía y vibrar en nuestra mejor sintonía.  

Martes. Renuevo mis votos. Respiro y procuro no acelerarme. Suena Chet Baker y me recuerda que mi objetivo es el jazz. Moverme por las notas, con o sin teclado, siendo…

One Comment

  1. Queridisima Meli.
    Me deleita leerte. Sos pasado, presente y futuro a la vez.
    Te imago con improcrash, en el alguna ocasión coincidimos…
    No sé si estas más cerca de escribir un libro o hacer stand ups, pero lo que hagas, va a valer la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *