Agilismo, la película

Zaragoza es una ciudad pequeña. O al menos lo es desde la mirada de una porteña. Por eso, en la capital maña, los caminos de unos y otros se cruzan con relativa facilidad. Y eso fue lo que nos pasó con Fernando.

Cenas, eventos y otros “saraos” nos pusieron en órbita, sí. Un curso para artistas, hizo el resto del trabajo. Yo, aventurera como siempre, había aceptado impartir el taller. El, genio y figura, se escondía detrás de su cuaderno, bolígrafos y acuarelas. Y la curiosidad mutua hizo que surgiera el amor…

Durante algunas semanas, cruzamos correos e ideas. Sellamos el inicio de “algo que aún no sabemos qué es” encontrándonos con dos maletas llenas de libros e ilusiones en un café de Zaragoza. Era oficial, nuestras inquietudes se habían encontrado y algo teníamos que hacer con ellas.

Fernando se quedó con el dibujo; yo con la palabra. Fernando saltó del cuaderno a la pared. Yo de la soledad al dúo. Y 1+1 sumó más que 2 en las consultorías y los cursos que impartimos juntos.

3 años más tarde, volvemos al ruedo con nuestra particular historia de amor -espero que su marida y mi marido no se enojen por esta confesión- y nuestra pasión compartida por lo ágil. Lo ágil es para nosotros una puerta al CAMBIO, a un cambio que permita que personas y organizaciones sean más felices. Un mindset en el que creemos profundamente y una herramienta con la que jugamos a piacere, adaptándola a cada circunstancia. Descreemos de dogmas, mantras y técnicas “de manual”.

Agilismo, una historia de amor

Por eso, esta vez, con un océano de por medio, mucho skype, nos adentramos en un reto muy pero que muy estimulante, el de traducir juntos “lo ágil”: del inglés al español; del texto “llano” a lo visual y del mundo de los sistemas y la empresa al de las organizaciones públicas. Y es que hoy por hoy, gran parte de la bibliografía sobre agilismo está en inglés, en formato “archi-aburrido-y-poco-atractivo” y destinado a gente de sistema de la empresa privada.

Queremos evangelizar a nuestra forma. Queremos ser “traductores” de lo ágil porque lo creemos necesario, porque nos divierte, porque lo haremos juntos y porque no sabemos adónde nos llevará. Con este post, empieza oficialmente nuestro camino, ¿nos acompañás?

* ¡¿Querés conocer mejor a Fernando?! Entrá en www.fernandoabadia.com

2 Comments

One Ping

  1. Pingback:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *